La Causa R y trabajadores repudiaron la condena contra el dirigente sindical de Ferrominera, Rubén González, como una práctica de “neoesclavitud” por parte del régimen de Nicolás Maduro.

Para el diputado de la Asamblea Nacional y dirigente de La Causa R, José Prat, la condena de cinco años y nueve meses de prisión contra el sindicalista de Ferrominera Rubén González, no es un hecho aislado, pues además de él, trabajadores de Venalum y Ferrominera también fueron encarcelados por defender sus derechos laborales.

González, en 2009, también recibió una condena por participar en una protesta laboral. “Es una práctica recurrente que aplica la dictadura, que habla de una ideología humanista de izquierda, y persigue y asesina a estudiantes, encarcela a trabajadores, acosa a la prensa. Es un régimen que persigue a todo aquel que hace un reclamo en el marco de la Constitución y los derechos laborales”, afirmó Prat.

Recordó que el 19 de septiembre de 2018 se llevó a plenaria el caso de los reclamos por las tablas salariales y las pretensiones del régimen de acabar con ellas. Considera que se trata de una “no-esclavitud, donde se trabaja por comida y pretenden que con eso se conformen. Por eso es condenado Rubén González”.

Destacó que parte de los cambios en Venezuela, si bien pasan por el sector político, también se requiere de todas las fuerzas vivas acompañando la lucha de liberar a Venezuela.

El abogado y miembro de La Causa R, Tello Benítez, recordó que en 2010 se introdujeron varios reclamos ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT), entre los que estaban la represión a trabajadores de Sidor y el enjuiciamiento contra Rubén González.

Destacó que “la lucha no es solo por la libertad de Rubén González, sino por la libertad sindical, que es un derecho palanca de los demás derechos”, aseveró Benítez.

Sidoristas solidarios

Carlos Ramírez, trabajador de Sidor con 35 años de servicio, denunció que la condena contra González representa el amedrentamiento del régimen de Nicolás Maduro y su violación a la autonomía sindical. Recordó que el ferrominero Rodney Álvarez se encuentra preso desde junio de 2011, sin que a la fecha se le haya hecho un juicio.

José Saracual, sidorista con 35 años de servicio y delegado sindical, aseguró que la sentencia contra Rubén González, los fortalece para la lucha por las reivindicaciones laborales de los trabajadores.

“Rubén González es un preso político y preso de conciencia, va más allá de lo laboral, pero está preso por reclamar los derechos de los trabajadores, el 20 de agosto se cumple un año del cercenamiento de los contratos colectivos y tabuladores de las empresas básicas, por eso nació la Intersectorial de Trabajadores de Guayana”, destacó.

En la mañana del viernes, trabajadores de las empresas básicas realizaron una operación morrocoy por la avenida de los Trabajadores hasta el portón principal de Ferrominera, en Puerto Ordaz, donde realizaron una asamblea.